lunes, 17 de julio de 2017

Desde Calafate: Pintura y Dibujo

Cuando hablamos de hormigas y peregrinos...


Muestra "Dons + Stefanazzi" - Complejo Cultural Santa Cruz


Por Yesica Gallegos - julio 17, 2017

Flyer colgado en redes sociales

El viernes de la semana pasada se inauguro en las salas del Complejo Cultural de nuestra ciudad la muestra "Dons + Stefanazzi" de los artistas Sebastián Dons y Mauro Stefanazzi. Una exposición de pinturas y dibujos en el marco de dos ejes temáticos: "Como hormigas" y "Como peregrinos". Los artistas. provenientes de Calafate, mostraron un uso de técnicas diferentes en un trabajo cuya temática parecía complementarse.
El trabajo de Mauro Stefanazzi nos para ante la magnanimidad de un cuadro y lo diminuto de unas formas que caminan, trabajan, encuentran. "Como hormigas" nos abre la puerta a interrogantes, nos interpela al ubicarnos frente a un gran formato y donde vemos en esos pequeños seres a una parte de nosotros mismos, somos una diminuta parte de un inmenso todo. Como afirma Mariel Breuer, las estrellas y los pequeños "otros" de Stefanazzi parecen ser similares.


 
Los colores que implementa en las formas, anaranjados, rojos y rosas, violetas, azules y verdes, generan volumen que despegan las figuras del cuadro, mostrando con ello destreza en la utilización del lápiz. Figuras aleatorias como cilindros, rectángulos. formas abiertas que se acumulan en sus imágenes como desechos entre los que viven esos pequeños hombres. La simpleza de estos "otros", dibujados a pincel sobre la madera, con trazos simples, sin rostros ni rasgos característicos, todos iguales, donde todos trabajan, esperan, visten de igual manera, como reos de una realidad compartida.









Los cuadros como fotogramas, fragmentos de la memoria del artista, nos hacen ver algo de él, las historias de las imágenes nos remiten a situaciones de poder, donde una silla representa a quien está por sobre otro, a los pobres que viven el día a día trabajando, mirando y buscando. El título de su obra es acertado, esos "otros" son como hormigas, "bichos" que debemos acercarnos para verlos, insectos que resaltan ante la luz de un blanco que nos remite a la nieve, a nuestro sur, pero también es de hormiga el trabajo del artista que lo hace igual al público, quien sufre, vive y trabaja como nosotros, no es el "ser extraño" al que algunos quieren categorizar.




Quizás la imagen que mayor impacto visual genera en mi es la obra ubicada a la derecha. Es allí donde vemos que la obra del artista no es "linda" como afirmaban muchos espectadores, es dolorosa, nos atraviesa con un mensaje sombrío oculto ante la simpleza y belleza estética; nos muestra las relaciones de poder, donde una bandera flamea ante la conquista y avasallamiento de muchos. Vemos tumbas como restos de aquellos que no están, hay quien los llora y quien lo expone como un triunfo. La obra es como la historia de Latinoamérica, sometida y golpeada.
Por otra parte, la obra de Sebastián Dons parece tener una conexión invisible con las imágenes de Stefanazzi. Los peregrinos en nuestras tierras, los viajeros que recorren territorios indómitos, ellos y sus caballos, constructores de historias.


La técnica implementada sobre papel, un tipo de papel (fotográfico quizás), mezcla colores tierra, rojizos y ocres, figuras trabajadas a espátula, con líneas y salpicaduras en blanco realizadas al azar, es posible apreciar el empaste del material, lo cual genera textura y movimiento, hay soltura en el trabajo con la pintura. La manera en que esta implementado el material genera una imagen que parece añeja como producto de una previa preparación del papel, como manchas que el tiempo dejo en la obra, todo ello contribuye al concepto que el artista plantea en su obra.


"Como peregrinos" nos muestra a individuos que viajan a tierras que parecen extrañas, quizás regresan al hogar después de mucho tiempo, un lugar que siempre parecerá extraño cuando tus pies no lo han tocado en años. Los viajeros desdibujados que en la distancia se pierden a la vista, viajan en caravana en búsqueda de un hogar, de un lugar para asentarse. La obra me recuerda a la historia de nuestras tierras patagonicas, de las campañas de muchos otros que vinieron a vivir a nuestro territorio, crecieron con el y donde las culturas se fusionaron. Las imágenes como fotografías antiguas que nos rememoran una parte de nosotros mismos, donde lo identitario, al igual que lo que sucede con la obra de Stefanazzi, nos hace sentir cerca del artista, nos hace parte de esa "otredad".

 


La muestra nos traslada a un mundo de historias, tanto de los artistas como también de nosotros como espectadores. Conocemos a muchos otros que viven situaciones como las nuestras, que trabajan, que recorren caminos, que miran y luchan en el juego del vivir. Estéticamente agradables a la vista, obras con técnicas sumamente desarrolladas y correctas terminaciones, nos acercan a ese tipo de arte que al público le agradaría tener en casa, un arte bello pero también crítico, que nos para ante interrogantes  y ¿qué función podría tener el arte más que esa? Bajarnos de los altares de la belleza a los aposentos de la realidad.


viernes, 7 de julio de 2017

De contrahegemonías y antagonismos

Cuando vemos a otros a través de los ojos de "otros"


1ra Muestra Fotográfica sobre Subalternidades en la Patagonia: "La mirada desde y sobre los otrxs"


Por Yesica Gallegos - julio 7, 2017

Flyer expuesto en redes sociales
Ha sido una semana desde la inauguración de la muestra itinerante "La mirada desde y sobre los otrxs", organizada por el Grupo sobre las Subalternidades en la Patagonia Austral (GESPA) y el Patio Om. Los trabajos fotográficos en exposición fueron seleccionados previamente durante lo que fue el Primer Concurso Regional sobre subalternidades, dando a conocer el día de la inauguración a las fotografías ganadoras, elección realizada por un jurado compuesto por Kekena Corbalán (investigadora, docente, escritora y curadora), Horacio Córdoba (fotógrafo), integrantes de Patio Om y equipo del proyecto Subalternidades, Antagonismos y Contrahemogemonías en Latinoamérica.
La complejidad del título nos hace pensar qué es eso a lo que llamamos contrahegemonía, antagonismos y subalternidades. Simplificamos el sentido de esas palabras para lograr comprender qué es lo debemos mostrar; de esta forma captamos con el lente de nuestras cámaras al otro, a quien lucha, a quien es, al que espera, al que construye lo que ve, al que siente con todo su cuerpo y con el lente de una cámara que se hace parte de el.
Si nos adentramos en la muestra podemos observar imágenes que nos muestran ciudades derruidas, en ruinas, las paredes destruidas dibujando un espacio atemporal, nadie ha pasado por allí, sólo el tiempo, uno que ahora no existe. Una silla sin dueño o que espera a alguien, la noche y el frío que se cuelan en nuestros sentidos al solo ver la imagen.



Vemos a una mujer anciana escribiendo. Podemos imaginar qué es lo que escribe, una carta para un amigo que ya no esta, un poema, un recuerdo. La tarea de la escritura como una extensión de nosotros mismos, con su figura frágil aún sostiene un lápiz entre sus manos y deja en el tiempo restos de ella en forma de letras, frases, textos.



Una de las menciones de honor durante la inauguración fue el trabajo de Mariana Oyarzún. El cuerpo femenino como objeto de protesta,  la búsqueda personal para derribar estereotipos, preguntas constantes, las miles de construcciones sociales que conforman nuestro mundo. Caminamos aún sobre las ideas del machismo gobernante en nuestra sociedad, pero no debemos ser ni sentirnos como víctimas, es allí donde se para el artista crítico y nos muestra su visión.




No podríamos dejar de hablar de las marchas y protestas al referirnos a la "otredad" y a la contrahegemonía. Muchos de los trabajos fotográficos se refieren a ello, vemos gente manifestándose en las calles, con pancartas y gritos de denuncia, rostros llenos de impotencia y cansancio. Las sombras de miles a la espera de ser escuchados, los brazos y las manos unidos, atados a un mismo mensaje. La caída del sol no acaba con la lucha y vemos como el agua refleja un mundo del revés con la misma cíclica situación.




Siguiendo el recorrido es posible encontrarnos con una imagen que plasma la realidad de nuestra ciudad, la basura que el viento arrastra hasta pegarse a los alambrados que delimitan terrenos. Es la segunda mención de honor otorgada a Mónica Gorosito, artista que nos plasma esta idea. Una escena cotidiana es observar estas bolsas de residuos, envoltorios de golosinas y demás desperdicios como una pantalla de presentación en los recorridos, donde el viento también juega con lo que encuentra, lo eleva y lo estampa ante nuestros ojos. La imagen de otro artista nos muestra la acumulación de desechos en grandes contenedores, desbordando de basura ante los atentos ojos de una niña, la pregunta que dispara hacia el futuro, ¿qué es lo que se busca heredar? La naturaleza siempre habla.




Encontramos fotografías con respecto al género, tema difuso en este ahora. El género es algo frágil, difícil de distinguir, ¿es algo que siempre existió? Ser hombre o mujer, lo femenino y masculino es algo con lo cual no se puede luchar, uno es libre de ser quien desee ser. Construimos esquemas alrededor de cómo debe ser un hombre o una mujer, las imágenes expuestas nos acercan a la realidad, nos adentran en sus marchas y modos de expresión, nos deslizan hacia la idea de qué es la sensualidad, en qué cuerpo reside y que cámara la capta.




Otras imágenes nos acercan a la cotidianidad, a un grupo de niños en medio de una visita a nuestros glaciares; al trabajo del día a día en un taller de construcción; a la visión de un hombre fumándose un cigarrillo, afirmado contra una pared que contiene vestigios de nuestra sociedad; a la soledad de unos dentro de la ciudad, la inmensa visión desde una terraza de lo llena y vacía que puede ser la gran ciudad; el ingreso de una joven a la universidad, eslabón que conforma una de las etapas de nuestra vida; una mujer caminando dejando atrás carteles de escaparates en la ciudad, o la imagen de una artista con su frente tocando el suelo, mirándolo, sin levantar la vista con una postura de suplica, en un acto de respeto pero a la vez de denigración. Dentro de este marco también podemos ubicar la fotografía ganadora del tercer premio, "Los feriantes" de Lucio LLancapán, que nos acerca a una actividad tan común en nuestra región, el trabajo artesanal que solventa los gastos de muchos, que mezcla la pasión por lo que les gusta hacer y la dignidad de un puesto laboral.










Es importante señalar a la fotografía ganadora del concurso. El trabajo fotográfico de Pablo Godoy con la obra denominada "Infraestructura 1" fue galardonada en la noche de la inauguración. La imagen, cuya estética era notable, nos mostraba una de las calles de nuestra ciudad: calle de tierra, arrasada por la lluvia, con pozos por doquier, las casas pertenecientes a familias trabajadoras, podríamos llamarlos "clase media baja" o solo "media" quizás, la presencia del cableado que surca las alturas y conecta a cada vecino. El blanco y negro que conforma a la fotografía le otorga una finalidad, atribuye y contribuye en un mensaje claro ante el deterioro, la dejadez, la soledad y la nubosidad de las lluvias, el gris de los cielos. La pieza fundamental de esta imagen es el hombre en silla de ruedas que cruza ese pantano enlodado, a pesar de lo difícil que pueda resultar sigue su camino, el agua de la lluvia, el barro y los pozos no son obstáculos impuestos por la naturaleza, es la ausencia del poder central lo que provoca la impotencia que genera la fotografía. Tenemos que decir que esa es nuestra ciudad, abandonada en épocas sin campañas, donde solo los simples ciudadanos se ensucian para cruzar al otro lado.



La muestra "La mirada sobre y desde los otrxs" seguirá en exposición en las instalaciones de la UNPA-UARG hasta el momento en que deba recorrer otra localidad a lo largo de la Provincia. Cada uno de los trabajos expuestos muestra una mirada distinta de cada artista, es necesario valorar a las imágenes que exponen parte de nuestra tierra patagónica, desde Neuquen hasta Tierra del Fuego, vemos a la verdadera Patagonia Argentina.
Pensar los margenes y las subalternidades genera en nosotros diferentes ideas sobre ello, últimamente la tendencia en lo que se elige premiar vuelve a recaer en la estética de un buen disparo y captura, pero cabría preguntarnos ¿qué es lo que buscamos en una fotografía cuando hablamos de otros? La fotografía, considerada reflejo de la realidad, ¿debería rompernos el corazón y afligirnos como la realidad lo hace? ¿Qué es lo que debe captar el lente de una cámara?  Preguntas que nos hacemos los no fotógrafos, los aficionados, los que, tal vez, las 'cosas bonitas' dejaron de gustarnos. El deseo es ver el lente trizado de una cámara, herido por el disparo de una realidad que nunca acabara por cubrir, dar cuenta de esto es pensar en el otro y pensarme como otro más también.
Las palabras subalternidades, contrahegemonías y antagonismos deberían hacernos reflexionar sobre nuestro contexto local inmediato, nuestros posicionamientos y nuestros mismos ojos, es retrospección y prospección, es tarea para quien observa y para quien actúa. No se debe dejar de pensar en ello y esta muestra nos permite pararnos ante esta idea.